Yani Rosenthal, exministro y banquero hondureño, el exconvicto en Estados Unidos por lavado de dinero, aspira a convertirse en el próximo mandatario del país, pese a que de lograr su cometido, no podrá poner un pie en la nación norteamericana, un socio estratégico para el desarrollo de la región.

Antes de ser enjuiciado y condenado a prisión en Estados Unidos, el exministro de la Presidencia entre 2006 y 2008 ya era militante del Partido Liberal, una agrupación conservadora de más de 100 años.

También fue sentenciado a pagar una multa de 2.5 millones de dólares por lavado de dinero del tráfico de drogas en el Banco Continental propiedad de su familia y parte del otrora poderoso grupo financiero Inversiones Continental, que se desmoronó tras las imputaciones estadounidenses en su contra.

Rosenthal pretende alcanzar la presidencia en Honduras donde el mismo mandatario Juan Orlando Hernández y el expresidente, Porfirio Lobo (2010-2014), han sido vinculados por fiscales norteamericanos a cárteles del narcotráfico en juicios en Estados Unidos en los que fueron condenados por tráfico ilícito de drogas un hermano de Hernández y un hijo de Lobo.

Rosenthal recientemente terminó de cumplir su sentencia y retornó al país para retomar su actividad política. Fue ministro de la presidencia en el gobierno de Manuel Zelaya (2006-2009), diputado al Congreso Nacional (2010-2014) y precandidato a la presidencia en 2012, siempre por el Partido Liberal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *