Al menos 3,9 millones de personas se encuentran en situación de inseguridad alimentaria en Honduras debido a la pandemia del COVID-19 y los efectos de las tormentas tropicales Eta y Iota, según dijo este miércoles el representante de la FAO en el país, Dennis Latimer, en entrevista con Efe.

«Los pronósticos para Honduras nos están arrojando que casi un millón de personas adicionales a los que estaban antes de la pandemia (están) en un grado de inseguridad alimentaria», subrayó el diplomático de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

En ese sentido agregó que «Casi el 33 por ciento de la población hondureña está en algún grado de inseguridad alimentaria, ya sea grave o moderada, es decir, aquella familia que tiene que disminuir el monto de alimentos que consume o dejar de comer un tiempo para hacer rendir los alimentos», señaló Latimer.

La pandemia ha creado «ciertas incertidumbres en todos los aspectos, no solo en el de seguridad alimentaria, sino también en el aspecto económico, salud, social», indicó.

Latimer señaló la importancia de que Honduras tome «ciertas medidas precautorias» para garantizar el suministro de alimentos a las personas afectadas primero por el COVID-19 y luego por las tormentas Eta e Iota, que azotaron Centroamérica en noviembre pasado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *